alt1
alt1
 

 

alt1 alt1 alt1
alt1
alt1

“PERO”, y “A PESAR DE”

Con más pena que gloria han pasado las elecciones del pasado 7 de junio al Parlamento europeo ya que la participación no ha llegado al 50% del electorado, pese a no haber ningún partido que propugnase abiertamente la abstención. Sin embargo, mucha gente no ha votado; por distintos motivos, pero sobre todo por lo escandaloso del sueldo que se han puesto en estos tiempos de crisis económica, y por la “lejanía” de un Parlamento sin poderes reales, y percibido como una jubilación de políticos; un Parlamento “quisquilloso” que se ocupa de facilitar el camino de las multinacionales al mercado intra europeo.

El caso es que los políticos de los partidos con parlamentarios se lamentan de la baja participación; nosotros también. Pero en el aire queda la sinceridad de sus palabras, porque si los partidos políticos son los instrumentos a través de los cuales el ciudadano participa en los asuntos públicos, comunes, parece que algo más debieran hacer para que la mutua retroalimentación fuese más visible.

Los Carlistas siempre hemos hablado de responsabilidad: ante la Sociedad, ante los electores, ante el Partido. Pero la gente, el ciudadano común, nos mete a todos en el mismo saco: “todos son iguales”, “los mismos perros con distintos collares”…Incluso entre nosotros ha calado ese estado de ánimo derrotista.

Motivos no nos faltan ya que siguen en activo políticos que tenían responsabilidades públicas cuando sucedieron los hechos de Vitoria´76, de Montejurra´76, de Sanfermines´78, cuando actuaba la triple A, o el Batallón Vasco-español, o los GAL, o cuando las mentiras y manipulaciones en el accidente  del avión Yak 42, o cuando con mentiras y prepotencia nos metieron en la guerra de Irak, o cuando las mentiras y montajes con motivo de la masacre del 11-03-2004….

La gente percibe que los políticos están a las maduras, pero no a las duras, que no hay capacidad de asumir una responsabilidad política, pública, a no ser que se sea penalmente condenado.

Pero la legitimidad de la representación la dan las urnas; y con ella va incluida la responsabilidad de los efectos de las decisiones  que se tomen, creemos nosotros; el que no es elegido no tiene responsabilidad política, pública, ni en los éxitos ni en los fracasos que resulten de las decisiones políticas tomadas.

Un ejemplo lo tenemos en el inquilino del palacio de la Zarzuela, declarado irresponsable, que no tiene que dar cuenta de la fortuna económica que ha amasado desde que vive ahí, y, tal vez, sí tenga que darlas el Sr Camps, presidente de la Comunidad  valenciana por aceptar unos trajes entallados y “caros” (si electoralmente le conviene al PSOE, que parece que sí).

Por todo esto, y más que me callo, y por no parecer que reparto jabón y autobombo, sabiendo que voy a contracorriente, lamentando no haber conseguido presentar candidatura en estas elecciones europeas, os hago un llamamiento a la participación en la vida del Partido y en la Sociedad, para que seamos agentes multiplicadores de nuestro mensaje  a ver si, al menos, podemos vislumbrar la Sociedad en libertad que propugnamos como más justa, solidaria y acogedora. Así que no nos compliquemos la vida y que la gente nos vea animosos en el esfuerzo común por conseguir ese objetivo.   

Jesús Mari Aragón.

 

 
 

© PARTIDO CARLISTA DE EUSKAL HERRIA -E.K.A. EUSKAL HERRIKO KARLISTA ALDERDIA